Día LGTBIQ en STEM (toma siglas) #lgbtSTEMday

La presencia de personas LGTBIQ+ es menor en el mundo de la ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Y quienes comienzan sus estudios STEM probablemente los dejen. Al menos un 7% más que la media habitual. Es lo que dicen los estudios* sobre el tema. También hay análisis de cómo ser lgtbiq dificulta la vida a estas personas en los entornos de la ciencia, que no son tan inclusivos como deberían ser. Por eso, y por muchas otras razones (como las que nos mueven en este blog) hoy 5 de junio se celebra el día LGBTIQ en STEM.

La inicitiva, que se puede seguir en las redes sociales con la etiqueta #LGBTSTEMday, comenzó a tomar fuerza en el Reino Unido, a raíz de diversas iniciativas de visibilización y solidaridad de personas comprometidas con el activismo lgtb y stem. Para el anáisis queda la profusión de acrónimos y demás, quizá hay que comenzar a hacer patente la etiqueta #CIENCIAINCLUSIVA, que además abarcaría otros procesos de visibilización, diversidad e inclusión relacionado tanto con cuestiones de género como étnicas, sociales, etcétera… El mundo de lo inclusivo es difícil de caracterizar sin dejarse a nadie, y cada situación necesita de miradas específicas, aunque creo que es importante la visión global de que los procesos inclusivos deben ser una apuesta obvia, más en un mundo como el del STEM donde, y ya lo he comentado en diferentes ocasiones, hacemos de la racionalidad y la objetividad bandera y santo y seña. La ciencia no puede ceder a los prejuicios o las conveniencias por más que sean populares, y debe aportar una voz clara y contundente contra los intentos de normativizar “lo normal”.

Así que hoy estamos de orgullo en STEM. Y espero que cada vez sea más evidente que los colectivos científicos y tecnológicos tienen (tenemos) que enfatizar esta lucha como parte de su (nuestra) reivindicación del papel crucial que jugamos en la sociedad. Nos hemos preguntado por aquí y en otros foros si la ciencia era demasiado hetero o qué (o cisheteropatriarcal por seguir con palabros imposibles por más que necesarios), y dónde estamos las personas lgtbiq y demás. O por qué, aunque estemos, estamos tan enarmariados como para pretender realmente que no importa nuestra adscripción sino la ciencia que hacemos.

Pero, como comentaba antes, en análisis como los que Bryce E. Hugues, de la Universidad de Montana realizó en EEUU con los datos estadísticos de educación secundaria y superior, se muestra cómo las personas LGTBIQ van en menor grado a estudios STEM y probablemente los abandonen antes, o en general muestran un 7% más de abandono que la media nacional. La publicación es: “Coming out in STEM: Factors affecting retention of sexual minority STEM students” en Science Advances, marzo 2018.

El resumen:

Using a national longitudinal survey data set from the Higher Education Research Institute, this study tested whether students who identified as a sexual minority (for example, lesbian, gay, bisexual, or queer) were more or less likely to persist after 4 years in science, technology, engineering, and mathematics (STEM) fields, as opposed to switching to a non-STEM program, compared to their heterosexual peers. A multilevel regression model controlling for various experiences and characteristics previously determined to predict retention in STEM demonstrated that, net of these variables, sexual minority students were 7% less likely to be retained in STEM compared to switching into a non-STEM program. Despite this finding, sexual minority STEM students were more likely to report participating in undergraduate research programs, and the gender disparity in STEM retention appears to be reversed for sexual minority STEM students.

Proportion of students who aspired to a STEM degree at college entry, in 2011, and who also indicated a STEM major at the end of their fourth year, in 2015, in total and disaggregated by sexual minority status.
Proportion of students who aspired to a STEM degree at college entry, in 2011, and who also indicated a STEM major at the end of their fourth year, in 2015, in total and disaggregated by sexual minority status. Bryce E. Hughes, Science Advances.

La semana pasada, la revista NATURE incluía también un comentario editorial de Jon Freeman al respecto: “LGBTQ scientists are still left out” donde se apuesta por visibilizar el tema y por iniciativas como el #LGBTSTEMday para crear un círculo virtuoso que permita solucionar problemas como los que aparecen en los escasos estudios realizados (otro síntoma, el de la escasez, que tiene que ver con la misma raíz del problema). Leemos:

Research on LGBTQ people in STEM is scarce, and complicated. Data are hard to collect, not least because sexual identity can be fluid or deliberately concealed. What studies there are, are sobering. Estimates suggest that LGBTQ people are 17–21% less represented in STEM fields than expected. Male undergraduates from sexual minorities are much more likely than their straight counterparts to drop out of STEM degrees (see ‘Leaky pipeline’), even though they’re more likely to pursue practical research experience. In fact, they are dropping out of STEM degrees at a higher rate than women overall.

Bien, comencemos a hablar del tema. Merece la pena. Y, de paso, os comento que por aquí en el blog estaríamos encantados de encontrar nuevas voces, nuevos testimonios… En unos días os contaremos alguna iniciativa que vamos a ir comenzando para poder trabajar de forma más efectiva. Os necesitamos, de verdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.